fbpx
La Red Coaching
Todo el panorama mundial del Coaching

4ta. Revolución|¿El triunfo de las habilidades sobre el conocimiento universitario?

0 241

Recibe notificaciones en tiempo real de La Red Coaching

La 4ta. revolución industrial ya está aquí. Las próximas dos décadas prometen una revolución a gran escala en nuestras vidas laborales. Qué debemos hacer hoy para no fracasar en el mundo que se viene.

Ya estamos viviendo en una época de muchos robots, y muchos empleos.

Según un informe del mes pasado del World Economic Forum, paralelamente a que la cantidad de robots en el trabajo alcanzó niveles récord, en 2018 el nivel de desempleo mundial cayó a 5,2 %, el nivel más bajo en 38 años.

En otras palabras, la alta tecnología y el alto empleo no tienen que ser mutuamente excluyentes. Estamos viviendo la prueba de eso hoy.

Dada esta sincronicidad entre el empleo y la tecnología, Stephane Kasriel, CEO de Upwork, cree que tenemos razones para esperar que los empleos sean más accesibles, más flexibles y más liberadores en las próximas dos décadas.

Anticipando cinco cambios importantes

• La inteligencia artificial y la robótica finalmente crearán más trabajo, no menos. Al igual que en la actualidad.

• No habrá falta de empleos sino, de no adoptar las medidas adecuadas, una escasez de personas calificadas para ocupar esos empleos.

• A medida que el trabajo remoto se convierta en la norma, las ciudades ingresarán a las guerras de talentos del futuro. Desconectar el trabajo de un lugar les dará a las personas una nueva libertad geográfica para vivir donde deseen, y las ciudades y las áreas metropolitanas competirán para atraer a esta nueva fuerza laboral móvil.

• Según las tasas de crecimiento de la fuerza laboral del estudio Freelancing in America 2017, para el año 2027 la mayoría de los trabajadores será independiente.

• El cambio tecnológico seguirá aumentando, por lo que el aprendizaje de nuevas habilidades será una necesidad constante durante toda la vida. Aprender a aprender será una cualidad imprescindible

Recomendaciones para un futuro con trabajo positivo

Solución n.° 1: Repensar la educación

El rápido cambio tecnológico demanda que las personas que operan máquinas en la 4ta revolución deben aprender nuevas habilidades rápidamente. Nuestro sistema educativo actual es eficaz para este nuevo mundo pues se adapta a los cambios muy lentamente.

Debemos construir un sistema educativo para el aprendizaje permanente, y una cultura que lo promueva. La reconexión del sistema debe comenzar con el jardín de infantes, que debe ser gratuito y obligatorio, mientras que la educación debe seguir siendo igualmente accesible durante toda la vida laboral de una persona.

Las habilidades, no el historial universitario, serán lo importante para la futura fuerza laboral.

Los programas de formación profesional deben estar centrados en las habilidades, así como otras formas de aumentar el nivel de habilidades (como las pasantías), deben ser ampliamente accesibles y asequibles.

Además, nuestro sistema educativo debe dotar a las personas de habilidades en las que las máquinas no son buenas (todavía). Esto significa metahabilidades como el espíritu empresarial, el trabajo en equipo, la curiosidad y la adaptabilidad.

Es necesario que Gobierno y empresas inviertan tanto en la fuerza laboral que tienen hoy como en la que necesitarán mañana. Eso significa que deben invertir más tanto en la capacitación de nuevos trabajadores como en sus empleados actuales. Las políticas fiscales pueden alentar a las empresas a adoptar estas medidas. Estos tipos de políticas deben conducir a resultados positivos en toda la fuerza laboral: los trabajadores se adaptan a los empleos disponibles, las empresas tienen el talento que necesitan para lograr sus objetivos y el Gobierno ve un aumento en la base impositiva por un crecimiento más estable de la fuerza laboral.

Solución n.° 2: Ofrecer a las personas más libertad y flexibilidad

Mediante la acción conjunta, el Gobierno y las empresas pueden facilitar la vida de las personas al crear más inclusión. Pueden comenzar a hacerlo al aceptar el trabajo remoto, el horario flexible y el poder de la plataforma.

Con frecuencia, trabajar en una oficina no es posible ni práctico para los padres primerizos, los padres solteros, quienes viven con una discapacidad o muchos otros en nuestra sociedad, pero si tienen la opción de trabajar desde casa o fijar sus propios horarios, muchos podrían generar un ingreso. Y muchas personas ya lo hacen.

Según el Foro Económico Mundial, “en la actualidad, aproximadamente entre el 20 y el 30% de la población en edad activa en los Estados Unidos y la UE-15 realizan trabajo independiente, y las cifras son aún mayores en la mayoría de los mercados emergentes”.

Las plataformas tecnológicas están ayudando a fomentar esta tendencia, mediante la creación de formas mejores y más rápidas de conectar a los compradores y vendedores. Necesitamos políticas gubernamentales que no desalienten el trabajo independiente. De este modo, se facilitará que trabajen más personas que de otra manera no podrían hacerlo. De hecho, la consultora internacional McKinsey estima que “para el año 2025 podrían sumar 2,7 billones de dólares al PBI mundial, y comenzar a mejorar muchos de los problemas recurrentes en los mercados laborales mundiales”.

El fomento del trabajo a distancia y el horario flexible podría favorecer la participación de las mujeres en la fuerza laboral y, según algunos economistas, reducir la desigualdad de género.

4ta. Revolución: ¿una globalización inclusiva?

Las últimas tres revoluciones industriales han permitido niveles crecientes de globalización. Y si bien en términos generales se pueden calificar como positivos para la economía mundial, las transiciones a menudo han sido muy aterradoras e incluso han dejado a algunas personas excluidas a largo plazo. Desde las recientes oleadas de desindustrialización, las economías occidentales han visto una reducción de las clases medias. Ahora, la cuarta revolución industrial —o 4IR— está permitiendo la globalización 4.0, y aunque sus efectos positivos probablemente sean tan contundentes como las versiones anteriores, o más, debemos asegurarnos de que esta revolución genere el crecimiento más inclusivo posible para todos. Está en cada uno de nosotros, como ciudadanos globales y partes interesadas individuales, ayudar a crear ese camino, uno que ofrezca el futuro del trabajo que las personas necesitan, así como la capacitación y el apoyo para que prosperen.

Fuente: https://es.weforum.org/agenda/2019/01/que-significaran-los-proximos-20-anos-para-el-empleo-y-como-prepararse/

Recibe notificaciones en tiempo real de La Red Coaching

Publicidad