fbpx
La Red Coaching
Todo el panorama mundial del Coaching

«Aikido» el arte marcial del coaching

Aikido y coaching
0 193

Recibe notificaciones en tiempo real de La Red Coaching

Publicado el 16 de octubre de 2016 por Sensei GuyEste artículo fue escrito con Bookman Sensei* y basado en una entrevista con él durante su visita a Tampa en febrero de 2016
Tomado de: https://tampaaikido.com/articles/sensei-bruce-bookman-why-aikido-is-the-hardest-martial-art/
Traducción: Yesid Sierra

El deseo de controlar

Cada una de las artes marciales que he entrenado, además del Aikido, tienen algunas bases comunes. Existe el supuesto de que siempre debemos controlar a nuestra pareja y a la situación. Si no tenemos éxito, es solo porque aún no somos lo suficientemente buenos. Nuestro objetivo siempre será controlar la situación para vencer al otro; estar en ventaja y poner al otro en desventaja.

Sin embargo, para entrenar Aikido verdaderamente, se debe renunciar a esto. No hay control, no se puede controlar al uke o a la situación. Puedes entrenar y entrenar y entrenar para un escenario en particular. Por ejemplo, puedes practicar contra ataques con cuchillo o practicar contra atacantes más hábiles y frente a diversas situaciones concretas. Pero no importa para cuántos escenarios diferentes se haya practicado; hay un número «infinito» de otras situaciones para los que no se estará preparado. No puedes controlar lo que hará un atacante, qué tipo de uke enfrentarás, cuántos atacantes habrá o dónde estarás cuando ocurra una situación en particular. El verdadero «aiki» solo surge cuando filosóficamente has renunciado a tratar de controlar la interacción.

Una nueva respuesta

Más importante aún, el Aikido busca un objetivo diferente: en lugar de tratar de derrotar al otro, estás tratando de encontrar un resultado que sea positivo para todos. Estás luchando por un resultado positivo, incluso para el atacante. El concepto de asumir la responsabilidad del atacante y tratar de ayudarlo a lograr un resultado positivo no forma parte de ningún deporte marcial u otro arte diferente al Aikido. Hacemos esto a pesar de las intenciones de nuestros atacantes, y porque creemos que hay consecuencias al usar la violencia; creemos que las situaciones tensas no se resuelven con más violencia. 
Debido a esto, nuestro camino es el más difícil. No puedes usar la fuerza bruta mientras practicas Aikido. Eventualmente debes aprender lo suficiente como para aceptar que no puedes forzar un resultado o vencer a un oponente obligándolo a seguirte. Sabemos que no se logrará un resultado a largo plazo y en beneficio mutuo si se imponen al oponente las ideas propias. 
Desafortunadamente, cuando cierras la mano en un puño, algo cambia en tu mente y se hace difícil mantener una perspectiva aiki completa. Entonces, en nuestro entrenamiento, mientras nos esforzamos por mantener nuestro Keiko (entrenamiento) lo más real posible y evitar que se vuelva sólo una repetición vacía, se hace difícil mantener una mentalidad aiki. En lugar de ser un practicante de aiki haciendo un golpe, es fácil convertirse en un atacante que intenta practicar una técnica de aiki. La diferencia puede ser sutil, pero es muy importante. 
Para mantener perspectivas marciales y aiki efectivas se debe comenzar lentamente. Primero con la técnica física, que se debe ejecutar despacio. Cuando uno se siente tranquilo, confiado y cómodo mientras ejecuta con éxito la técnica física, puede comenzar a trabajar con un ataque progresivamente más rápido. Es lo mismo con la actitud mental. Nuevamente, se inicia con un ataque lento, y si uno puede mantener la calma interna y la compostura, puede intentar trabajar con un ataque más fuerte y rápido. Si puedes mantener  la calma, puedes pasar a ataques más fuertes, pero si no, siempre está bien regresar a un ataque más lento. El secreto para aprender a realizar una técnica rápida y efectiva es estudiarla lentamente. Sin duda esto es más difícil que simplemente aprender a ganar puntos o derrotar a un oponente. Mientras se trabaje constantemente al filo de la zona de confort, se puede estar seguro de que se está cultivando una técnica útil, una mentalidad aiki y que esta actitud seguirá creciendo. 

A medida que se avanza, es importante mantener claros los objetivos de práctica. Después de aprender los conceptos básicos, ya sea en el tercer kyu o aún siendo yudansha, cada practicante debe ajustar su entrenamiento para establecer y alcanzar objetivos personales. Por ejemplo, algunos ven en el Aikido un sistema de defensa personal. Eso requiere un vínculo entre el instructor y el estudiante para garantizar que la brecha entre la técnica clásica y la aplicación en la calle se aborde de manera real. Algunos practicantes viven en un mundo de fantasía, creyendo que estudiar Aikido de la manera tradicional los preparará para las artes marciales mixtas. Esa es una expectativa poco realista no solo para el Aikido sino también para otras artes o deportes como el jiujitsu o su variante brasilera. Para las artes marciales mixtas, uno debe entrenar diariamente contra luchadores hábiles; uno necesita tiempo «en la jaula» asumiendo riesgos que la mayoría de las personas, incluyéndome a mí a los 58 años, no estamos dispuestos a correr.

El arte de la vida

El Aikido es un arte hermoso que se enfoca principalmente en el crecimiento y el desarrollo personal. Esto incluye: la reflexión interna (meditación), buscar un equilibrio en las interacciones y por supuesto, la defensa personal. Puede ser un camino para toda la vida que lleva a la realización como persona y como artista marcial. Depende de cada estudiante e instructor de Aikido hacer que el entrenamiento sea significativo. Establecer objetivos claros puede ayudar a mantener el valor y la motivación en Aikido.
*Sensei Bookman es 6to dan Aikikai, y Fundador e Instructor Jefe de la organización Tenzan Aikido con sede en Seattle, Washington. Comenzó su práctica en 1970 a los 12 años en el Aikikai de Nueva York, bajo la dirección de Yoshimitsu Yamada Shihan. Bookman fue el cinturón negro de Aikido más joven de Estados Unidos a la edad de 15 años. Al recibir su cinturón negro, se convirtió en miembro del personal docente de Aikikai de Nueva York.

Fuente:
https://kihon-dojo.blogspot.com/2019/08/por-que-el-aikido-es-el-arte-marcial.html?m=1

80%
Awesome
  • Design

Recibe notificaciones en tiempo real de La Red Coaching

Publicidad