Alimentos y estados de ánimo: una relación bidireccional

Alimentos y estados de ánimo tienen una relación bidireccional: nuestros estados emocionales impactan en la forma en la que comemos y qué comemos y los alimentos influyen en la forma en la que nos sentimos.

Alimentos y Estados de Ánimo

"Síndrome del Comedor Nocturno” trastorno alimentario que está íntimamente relacionado con la ansiedad y la depresión
“Síndrome del Comedor Nocturno” trastorno alimentario que está íntimamente relacionado con la ansiedad y la depresión

La relación entre nuestras emociones y el control de nuestro peso es clara. Por ejemplo, en momentos de inestabilidad emocional somos más propensos a consumir alimentos grasos. Cuando estamos estresados o aburridos tendemos a comer alocadamente, sin pensar demasiado en la calidad del alimento que ingerimos. De hecho, es bien conocido el “Síndrome del Comedor Nocturno” trastorno alimentario que está íntimamente relacionado con la ansiedad y la depresión.

Los estudios sugieren que las emociones son claves a la hora de perder peso, pues cuando gozamos de un equilibrio emocional, es más factible adherirnos a una dieta y lograr así nuestros objetivos.

A la hora de alimentarnos no sólo debemos cuidar qué comer sino cómo nos sentimos. Intervenir nuestro enojo o resignación antes de dar el primer bocado será tan útil como contar nuestras calorías.

Alimentos que aportan energía y positivismo

El doctor Ildefonso Muñoz Herrera, especialista en Psicología Clínica del Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar, indica que “existen alimentos que además de ser beneficiosos para nuestra salud nos hacen más fuertes y positivos psicológicamente”. Esto sucede debido a que “el sistema nervioso utiliza, para comunicarse entre sí, unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores, que se crean y sintetizan a través de lo que comemos“. Entre estos neurotransmisores se encuentra la serotonina, cuyo precursor fundamental es el triptofano.
H

  1. Huevos y lácteos. Además de aportar vitaminas y minerales, son ricos en proteínas de alta calidad biológica que ayudan a mejorar la memoria y el estado de ánimo. Algunos estudios afirman que la leche es relajante porque contiene altos niveles de triptófano.
  2. Avena. Es un cereal rico en proteínas que contiene antioxidantes y vitaminas. Aporta vitalidad, combate el cansancio y los niveles bajos de energía.
  3. Nueces. Son ricas en vitamina B -fundamental para el mantenimiento de nuestro sistema nervioso- proteínas y selenio. Las dietas que contienen este mineral producen una mente más clara, individuos con mayor confianza en sí mismos y menos ansiedad.
  4. Espinaca. De alto contenido en hierro, vitamina C y ácido fólico que parece aumentar los niveles de serotonina. Al combatir la anemia, disminuye la sensación de cansancio.
  5. Pescados. Principalmente aquellos ricos en ácidos grasos omega-3, como la caballa, la sardina y el salmón. Pueden ser fundamentales para aliviar la depresión y la ansiedad de forma totalmente natural.

¿Y lo dulce?

chocolate negro
Chocolate negro
  1. Chocolate negro. Sólo aquel con alto contenido en cacao y bajo de azúcar. Elevan los niveles de las endorfinas que, al igual que la serotonina, son hormonas de la felicidad. Se debe consumir “en cantidades controladas y ajustadas a un consumo normal y responsable pues posee efectos tanto orgánicos como psicológicos”.
  2. Arándanos y moras. Ricas en vitamina C, protectora de las endorfinas.
  3. Fresas, melones y nísperos. Facilitan el aumento de endorfinas. El potasio que contienen coadyuva en la función del sistema nervioso.
  4. Palta y banana. Ricos en omega 3, fósforo y vitamina B. Contribuyen también a la adecuada regulación del sueño, de procesos emocionales y cuadros de ansiedad.


Una insuficiencia de triptófano puede crearnos una mayor vulnerabilidad frente al estrés y al insomnio.

Alimentos y estados de ánimo negativos

alimentos que provocan negatividad y mal humor
Alimentos que pueden provocar negatividad y mal humor

Al igual que existen alimentos que contribuyen a un buen estado anímico, hay otros que pueden causar el efecto contrario en el cerebro, provocándonos negatividad y mal humor, por lo que es mejor evitarlos o reducir al máximo su consumo.

  • Azúcar refinado. El exceso puede afectar a los niveles del azúcar en la sangre cambiando incluso nuestro humor. A su vez, en el organismo se ocasionan numerosos cambios químicos que pueden producir una inflamación crónica y, con el tiempo, alterar el sistema inmunológico. Y esto, en definitiva, se relaciona con una mayor posibilidad de sufrir depresión.
  • Grasas transgénicas. Aquí están los alimentos procesados, la comida basura, la bollería industrial, las patatas chips… Su consumo se asocia a problemas de depresión en los que la hormona de la serotonina es insuficiente.

Mens sana in corpore sano

Los niveles de las endorfinas aumentan con el ejercicio, por eso es recomendable combinar una dieta sana y mantenernos activos al mismo tiempo.

Se ha observado que “las personas que realizan ejercicio de manera regular tienen una salud mental mucho más idónea que aquellas con un estilo de vida sedentario”, según palabras del doctor Muñoz.

Somos cuerpo, emoción y lenguaje. Cuidarnos implica seleccionar con mucho esmero con qué nos alimentamos, qué sentimos y que conversaciones internas y externas sostenemos.

Fuentes: https://www.tucanaldesalud.es/es/tusaludaldia/articulos/influyen-alimentos-animo y https://psicologiaymente.com/nutricion/alimentos-mejoran-estado-de-animo

Publicidad

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.